¿Quiénes Somos?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Quiénes Somos?

Mensaje  ADMIN el Sáb Mayo 24, 2008 1:28 am

¿Quiénes Somos?



Presentación


El Servicio Paz y Justicia en América Latina (SERPAJ-AL) es un movimiento latinoamericano organizado que nace con la perspectiva de “apertura a todas las culturas, cosmovisiones y aportes éticos en los procesos de liberación y desarrollo humanos.” Su mayor compromiso es la lucha por el respeto a la vida como valor supremo y la construcción de la paz como fruto de la justicia.

El aporte del SERPAJ se traduce en la teoría y práctica de la no-violencia activa, en el siguiente sentido: “entendemos a la No Violencia Activa como un rechazo definitivo a la indiferencia social, al fatalismo religioso y al conformismo político. A su vez es un estilo de vida, un método de lucha que usa la fuerza propia de los oprimidos, que es su unión y su organización.”

Aunque se institucionaliza como Servicio Paz y Justicia en América Latina en el II Encuentro Continental, realizado en Medellín en 1974, asumiendo su coordinación general el argentino Adolfo Pérez Esquivel - Premio Nóbel de la Paz en 1980 - la historia de SERPAJ-AL es bastante anterior. Se remonta a la Reunión de Consulta realizada en Montevideo en 1966 bajo el eje temático: "La no-violencia cristiana en la revolución latinoa­mericana".

En la actualidad el SERPAJ funciona en cinco países de Mesoamérica: México, Panamá, Nicaragua, El Salvador y Costa Rica, y en seis de América del Sur: Ecuador, Colombia, Paraguay, Chile, Argentina y Uruguay; tenemos dos puntos de contacto en Guatemala y Brasil en vías de conformar un Secretariado Nacional en cada país. Tiene estatuto consultivo ante ECOSOC y UNESCO desde 1987. Ha recibido de la Organización de las Naciones Unidas el premio “Mensajera de la Paz”, así como de UNESCO el de “Educación para la Paz”.


Nuestra Inspiración


El SERPAJ, como organización, privilegia la inspiración de su acción en los valores del Evangelio, que se expresan en la persona y el mensaje de Jesús de Nazareth, quién articula su práctica a partir de su fidelidad al proyecto universal que es la fraternidad entre los hombres.

En la realización del Proyecto de Liberación, SERPAJ está integrado por los y las que comparten la riqueza de la inspiración cristiana, tanto por los que se basan en los valores de la palabra de Dios, como por los que tienen otras fuentes de inspiración y que respete la vida como valor supremo.

Por lo tanto, los miembros del SERPAJ, sean creyentes o no, procuramos actuar acorde con esa fuente de inspiración: actitud de servicio al pueblo y lograr que los seres humanos podamos construir una sociedad que elimine la opresión y la dominación.

Principios de SERPAJ-AL


En SERPAJ-AL nos proponemos las siguientes metas:

1-Una humanidad libre de todas las dominaciones y formas de esclavitud económica, social y cultural. El trabajo debe conquistar su libertad frente a la dominación del capital y convertirse en un medio de realización personal y social de los seres humanos. Las nuevas relaciones humanas a que aspiramos necesariamente obligan al cambio de los comportamientos sociales y culturales que sirven a la reproducción del sistema dominante.

2-Un sistema que garantice la participación democrática del pueblo tanto en la gestación de las instituciones, como en la dirección de los procesos económicos y políticos.

3-Construir una sociedad solidaria, que priorice la erradicación de la pobreza y de las discriminaciones (ideológica, cultural, sexual) y permita efectivamente eliminar los privilegios que otorga el poder y la riqueza.

4-Fundar la sociedad en el respeto y promoción de los Derechos Humanos,

5-La liberación de las desigualdades económicas y sociales que derrote las causas que hacen posible la violencia.

6-La Paz en América Latina sólo la asegura la unión solidaria de los pueblos contra la agresión del imperialismo, las dictaduras, las tutelas militares y las diferentes formas de explotación interna.

Las Vías de Liberación
América Latina es un continente de injusticia, o sea, de violencia, ya que violencia es tanto el empleo de la fuerza física para causar el sufrimiento de otros a fin de que se dobleguen al poder del agresor, como también otras formas de constreñir la libertad de los demás apelando a la agresión jurídica y cultural.

Por ello hambrear, desinformar, aterrorizar, cesantear, son formas de la violencia tan reales como torturar o fusilar. Todas violaciones de los DDHH son violencia.

El Servicio Paz y Justicia destaca que el desarrollo del modelo capitalista dependiente en América Latina, es una verdadera violencia estructural, es la violencia primera, agresora de nuestros pueblos.

1-Siempre que se considera la cuestión de la transformación revolucionaria de nuestras estructuras, se hace presente la viabilidad y licitud de los PROCEDIMIENTOS.

2-Desde el momento que rechazamos que cualquier medio sea válido, entendemos que no es posible separar fines y medios.

3-Objetivos como la igualdad, la paz, la libertad y la justicia, exigen la utilización de aquellos medios que contribuyen más radicalmente a su vigencia.

4-En definitiva, se trata de recorrer un camino que reconstituya el tejido social del pueblo latinoamericano para que sea él mismo sujeto y actor de su liberación.

5-Reconociendo que la lucha armada es un hecho en el devenir histórico de los pueblos y en su proceso liberador, ella no es nuestra opción porque el respeto a la vida en todas sus manifestaciones es para nosotros un postulado básico e irrenunciable.

6-Expresiones de lucha como las huelgas de masas, los boycots, las huelgas de hambre y muchas otras formas imaginables de desobediencia civil y resistencia, son instrumentos idóneos para dificultar la acción del adversario y contribuir a su derrocamiento. Son formas de combatir que, por su modalidad, exigen una gran participación popular. Son expresiones profundas de la cultura del pueblo, amante de la vida y no provisto de otras armas que su coraje y voluntad.

7-La educación popular es otro modo privilegiado de lucha en esta misma línea, porque además de ser un método de liberación que rescata y desarrolla la fuerza vital del pobre y del pueblo, ofreciéndole un camino de recuperación de su identidad cultural, tiene una dimensión única con la Educación a la Democracia.

8-NUESTRA ESTRATEGIA consiste en ir destruyendo y desarticulando las fuerzas que mantienen las estructuras de justicia, al mismo tiempo que vamos sumando fuerzas, en todos los niveles, para ir construyendo nuevas formas de vida y de sociedad.

9-En la “pedagogía de la paz” el elemento central es asumir el conflicto y a partir de él realizar el aprendizaje de su resolución.

10-Debemos resaltar el hecho de que la dependencia del opresor con relación al oprimido es total, puesto que no hay opresor si no existe oprimido. Aquí radica la fuerza de nuestra estrategia de lucha: desestabilizar esta relación, reducir esta situación a un nivel de iguales.


La Lucha Pacífica es una Actitud de Vida que Significa:

1-Apoyarse en la fuerza de la verdad: conocer la realidad de injusticia y analizar sus causas; buscar alternativas creativas.

2-La firmeza permanente: el objetivo global se va conquistando a través de metas parciales y en un proceso permanente de lucha.

3-La organización popular: la fuerza de la lucha no violenta es la fuerza de los pobres, su creatividad, su unión y capacidad de organización, su solidaridad y generosidad.

4-El diálogo: es una actitud permanente en la lucha, es la primera y última arma de la acción no violenta, aunque no es la única. Otras formas de presión serán necesarias. Por el diálogo nos ponemos de frente al adversario para convencerlo y llamarlo a la conciencia. El verdadero diálogo se hace sin arrogancia, pero también sin miedo.

5-La no-cooperación con la injusticia: una sociedad injusta sólo puede funcionar con la complicidad al menos pasiva de la mayoría de la población. Es fundamental la movilización de las masas para retirar el apoyo a este sistema. La no-cooperación va aislando al opresor, retirando de sus manos las bases de su poder. Ella puede darse dentro de lo legal, pero puede llegar a la desobediencia civil.

6-La participación creativa en la construcción de modelos alternativos. No basta un trabajo de protesta. Hay que elaborar propuestas, en la lucha de cada día para sentar las bases de una democracia participativa en donde el pueblo va experimentando desde ya las estructuras de una nueva sociedad.

7-Frente a la opresión, el saqueo y la injusticia y nuestra respuesta será siempre y empecinadamente la vida. Ni los cataclismos, ni la maldad de los fuertes, ni la hambruna, ni las guerras interminables conseguirán reducir la ventaja tenaz de la vida sobre la muerte.


Servicio Paz y Justicia Latino America
avatar
ADMIN
Admin

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 17/05/2008
Edad : 34
Localización : Coyhaique-Chile

Ver perfil de usuario http://serpaj-aysen.forolatin.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.